Mis imprescindibles para la playa

Hoy os voy a abrir mi capazo de playa sin el cual no piso la arena. Estos son mis imprescindibles de playa.

Lo primero es confesar que… he caído en la moda de los mandalas. Y es que no solo para relajarse y meditar vienen bien. Yo tengo este gigantesco mandala para ir a la playa. La verdad es que me viene genial, cabemos varias personas cómodamente y puedo esparcir todos mis bártulos. Eso sí, hay una regla de fuego: dentro del mandala no se ponen los pies. Odio tener arena por todas partes y que se me pegue al cuerpo.

Otra cosa que jamás puede faltar en mi capazo es un libro o revistas, pronto os contaré cuales son mis favoritos y qué me ha dado por leer recientemente.

Imprescindible por supuesto es protegerse del sol, protector solar, gafas de sol, sombrero, y este año como protagonista especial… bañador en lugar de bikini. Este verano he dejado el bikini para intentar proteger las cicatrices de mi apendicitis del sol. Más vale un verano sin bikini que toda la vida con las marcas.

Hasta aquí mis básicos, aunque siempre meto alguna cosilla más, ya iré haciendo entradas más específicas, que nos queda mucho verano por delante. De momento ánimo y fuerza para superar estas temperaturas de escándalo.

3 Comments

  1. Teresa

    agosto 6, 2017 at 12:00 pm

    Me parece un capazo de playa muy bien surtido y lo mejor disfrutar del verano seguros y protegidos. Besitos

  2. El saludador

    agosto 20, 2017 at 2:05 pm

    Te faltan algunas cosas. Yo pondría una aspiradora para aspirar toda la arena que uno se trae de la playa a su casa, un aire acondicionado porque en la playa hace mucho calor, algún instrumento que evite que pises algas o peces mientras te bañes, algo que evite que la brisa te llene la toalla de arena y por último algo que te permita evitar que la arena raye la pantalla del smartphone. Un saludo del saludador

    1. Violeta

      agosto 21, 2017 at 2:14 pm

      Querido saludador, parece que el mayor problema que se te plantea es la playa en sí. Para esto te recomiendo varias opciones. La piscina es tu gran aliada, sin arena, algas o peces. En cuanto al calor no te preocupes, a partir de octubre mejora bastante. La otra opción que puedo darte es quedarte en casa con un abanico y un refresco. No es tan divertido pero seguro que tienes menos molestias. Gracias por tu comentario y un saludo al que saluda.

Leave a Reply